Alejandro Lawless, criminal de la dictadura en Argentina se fuga

Publicado el noviembre 14, 2013, Bajo Noticias, Autor RNRTV.

Se fugó cuando era trasladado por la Policiía de Seguridad Aeroprtuaria a tribunales de la capital argentina.
Periódico La Jornada Miércoles 13 de noviembre de 2013, p. 27 Buenos Aires 12 de noviembre. El ex ingeniero del ejército de Argentina Alejandro Lawless, condenado en 2010 por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la pasada dictadura militar (1976-1983), se fugó hoy cuando era trasladado por la Policiía de Seguridad Aeroprtuaria a tribunales en esta capital. Condenado por decenas de casos en las causas que investigan crímenes cometidos en el Batallón de Comunicaciones 181,y en la que tiene en su manos delitos de la armada, en la llamada causa Armada, en la ciudad de Bahía Blanca, Lawless huyó en momentos en que era trasladado junto a otros dos presos, frente a los tribunales ubicados en pleno centro de esta capital. Se sospecha que pudieran haber estado esperándolo. Se entregó voluntariamente en 2010 cuando el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos ofreció una recompensa de cien mil pesos por datos sobre su paradero, y ya había sido condenado por 25 delitos de lesa humanidad. Ya son varios los casos de escape En agosto pasado se fugaron también el ex teniente coronel Jorge Antonio Olivera Rovere, condenado a prisión perpetua por la desaparición de la joven francesa Marie-Anne Erize. Olivera se escapó del Hospital Militar Central, junto a otro ex militar condenado por delitos similares, Gustavo Ramón De Marchi. Ambos había sido traídos desde la ciudad de San Juan, en la provincia del mismo nombre, al Hospital Militar en esta capital para ser atendidos en distintas especialidades (siquiatría, kinesiología, dermatología), según informaron las autoriudades en esos momentos De inmediato se ordenó entonces el pase a disponibilidad de oficiales y agentes penitenciarios responsables de la división traslados y seguridad, ante la gravedad del hecho, que conmovió a todos los organismos de derechos humanos y a la justicia en general. También se ofreció recompensa en ambos casos, mientras continúa la investigación y se dieron órdenes de intensificar la seguridad, medidas económicas sobre sus bienes y la disponibilidad de fondos. En el caso de Lawless aparece comprometida la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Preocupa que se produzcan estas fugas a medida que más avanzan los juicios por delitos de lesa humanidad. Olivera, quien fue además abogado de represores, era jefe de inteligencia en el Regimiento de Infantería de Montaña de San Juan y fue considerado el principal responsable de la desaparición de Erize, quien tenía 24 años cuando fue secuestrada en esa provincia el 15 de octubre de 1976. Este militar había sido detenido en el año 2000 en Roma durante un viaje por Italia, a solicitud de la justicia francesa. Fue liberado 42 días después usando un acta de defunción falsificada de la joven francesa, por lo que se consideró el crimen prescrito. En tanto, las actas de la dictadura serán incorporadas a la causa que juzga el asesinato de monseñor Enrique Angelelli, sucedido en 1976 en la provincia de La Rioja cuando se trasladaba con documentos para denunciar las violaciones a los derechos humanos en esa provincia durante la pasada dictadura. La querella solicitó en estas horas que los tribunales incorporen un artículo del diario Página/12, donde aparece citado el entonces provicario castrense Victorio Bonamín, quien menciona a Enrique Angelelli , en el marco de la denuncia sobre la complicidad pasiva y activa de la jerarquía eclesiástica. Esto surge de los diarios personales de Bonamín (1975-1976).También se solicita la incorporación de las actas recientemente halladas en los sótanos del edificio Cóndor de la fuerza aérea a esta causa, donde están acusados el varias veces condenado ex general Luciano Benjamín Menéndez y el excomodoro Luis Fernando Estrella, El descubrimiento de estos archivos está ya comenzando a tener efecto en varias causas, de acuerdo al Ministerio de Defensa, donde se esta sistematizando la documentación encontrada. FUENTE: La Jornada

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: