¿Quién te llorará cuando te mueras? Por: @Laahimsa

Publicado el diciembre 12, 2012, Bajo Columna de opinión, Nacional, Política, Autor Molotov.

Meditar sobre la pregunta anterior, tal vez nos lleve a concientizar algunas cosas de las más importantes de nuestras vidas, expone el momento en que venimos a este mundo con un llanto mientras los demás se alegraban de nuestra presencia, y cuando dejemos este mundo, irnos de tal manera que nos regocijemos al morir y los demás lloren nuestra partida, qué tan grande fueron nuestras obras, qué tanto hemos cambiado y mejorado al mundo antes de irnos, gran significado de la vida.
El individualismo, aquél que se deja guiar por el más profundo deseo de éxito, que no sería equívoco si pudiéramos ayudar a tanta gente como podamos mientras llegamos a la cima de esa montaña anhelada. ¿Cuántas montañas ha subido, para darse cuenta que es la equivocada? 

Nadie tiene la clave de la felicidad, pero hay ciertas prácticas que nos ayudan a tenerla durante periodos más largos de nuestra existencia, aceptando tal vez que las dificultades nos pueden enseñar grandes lecciones. Detrás de cada adversidad siempre hay una lección que nos llevará a entender lo corta que es la vida, y que el tiempo es más eterno, por eso o nos convertimos en mujeres y hombres que dejan una huella positiva en este planeta, o dejamos que la vida transcurra dejando pasar las oportunidad de ser felices y de ser mejores personas. Por supuesto de lo que hablo es de experiencia personal, y de lo que nos permite entender un poco más hacia donde nos dirigimos y lo que queremos alcanzar en nuestra vida. Es así como el capitalismo, el corporativismo, ese tan mentado neoliberalismo nos está poco a poco consumiendo en esencia, despojándonos de nuestra humanidad pensando que entre más tengamos, más sepamos, más acumulemos, nos llevará a ser felices para siempre. No tiene nada de malo en disfrutar de las cosas mundanas, el problema es cuando éstas se convierten en nuestro Dios. Por ejemplo, una de las cosas que necesitamos cultivar más es tratar mejor a nuestros cuerpos, estos que nos llevan durante toda la vida, es difícil dar crédito a la gente que quiere “cambiar el mundo” que no tiene absolutamente respeto por su persona, o los extremos que se terminan casi desfigurando el cuerpo entre cirugías, dietas y demás. Parte primordial de nuestra confianza en nosotros mismos proviene de la aceptación de que somos criaturas únicas, que somos inigualables y que nuestras imperfecciones físicas o discapacidades están ahí para ser llevadas con la mayor dignidad del mundo. Por otra parte llevar una dieta balanceada significa más vida, más felicidad y más amor; y una persona más feliz, es una persona que está más cerca de todo aquello que vale la pena luchar. Nunca es tarde para cambiar todo aquello que tenga que ser cambiado, es decir para revolucionar. Me siento afortunada, recibo varios cursos de liderazgo del extranjero completamente gratuitos, pero soy también muy crítica al respecto, porque nuestro entorno social influye de manera decisiva en la clase de personas en las que nos convertimos, aunque hay sus casos excepcionales que aun en contra de todas las mareas, se convierten en seres espectaculares como yo les llamo, así fue un Benito Juárez, un Simón Bolívar, o un Abraham Lincoln por mencionar algunos cuantos. Es de verdad una tristeza tan grande que la tecnología se convierta poco a poco en nuestro enemigo, la televisión nos induce canones de belleza que no son reales, al menos en nuestro México, es una vergüenza que ese famoso dupolio de Televisa y TVAzteca se hayan convertido en los verdaderos enemigos del país, pueden comprar candidaturas políticas, inducen a alimentarnos con chatarra y doblegan los valores morales para obtener lo que es importante tener según ellos para “ser felices”, además que es un “negociazo” redondo para tantas miles de personas, sí eso lo sabemos ya, México se ha dividido en el país de los pobres y de los ricos. Mientras una ama de casa se pasa horas viendo esas absurdas telenovelas que sólo exponen lo peor de las pasiones humanas, otros se dedican a crear más formas de explotar al pueblo, la burguesía y el proletariado en el siglo XXI. El poder de la televisión dicta sentencias de todo, de ahí su gran poder económico, político y social.
Hay mucho por hacer, como empezar de ya a fomentar la educación en casa, en lo importante, incurriendo en el ejemplo, en la práctica ardua de la inteligencia moral, hay mucho acceso denegado para la educación de ahí que nuestra valía es mucho más grande, porque nuestro reto es mayor, en México de verdad si se dice por todo lo alto “Si las cosas fueran fáciles, cualquiera las haría”, y nadie puede negar todos los esfuerzos que esta nación está haciendo para salir del yugo de la ignorancia, de la mala educación, de la desnutrición y de tantas cosas más, sigamos pa´lante porque para atrás ni para el empuje.

Eva_María Schuster

Twitter @laahimsa
e-mail   schustere@hotmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: