Los maestros que sigan presentando un bajo desempeño deben ser despedidos: OCDE

Publicado el noviembre 23, 2012, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

Fotografía - especial

► En el documento “Avances en las reformas de la educación básica en México. Una perspectiva desde la OCDE”, el organismo internacional apuntó que es necesario tener un marco legal y normativo para prever conflictos potenciales y posibles modificaciones que pudieran requerirse en la legislación educativa y áreas relacionadas, por ejemplo, en la legislación laboral para llevar a cabo las reformas educativas.

El organismo, apunta que, hasta 70 por ciento de las 220 mil escuelas en el país sufren de una escasez de docentes calificados. Esto es uno de los asuntos pendientes en el sistema educativo mexicano que dejó el gobierno de Felipe Calderón, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

• Ciudad de México.- Al señalar que muchos aspirantes no pasan el concurso nacional de plazas docentes y el sistema de normales es ineficiente, subrayó que otras de las acciones que no se hicieron en esta gestión y que, por lo tanto, hay que aplicar, son: que los maestros recién titulados que no alcancen la puntuación mínima por segunda o tercera vez en el concurso de plazas no sean elegibles para un puesto permanente; dotar a los directores de capacidad para tomar decisiones en sus escuelas como contratar o despedir mentores; abrir todas las plazas a concurso; establecer un examen de selección nacional para el ingreso a las normales y aumentar la exigencia para el acceso a estas escuelas.

En el documento “Avances en las reformas de la educación básica en México. Una perspectiva desde la OCDE”, que fue presentado ayer en el seno del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu), el organismo internacional apuntó que es necesario tener un marco legal y normativo para prever conflictos potenciales y posibles modificaciones que pudieran requerirse en la legislación educativa y áreas relacionadas, por ejemplo, en la legislación laboral para llevar a cabo las reformas educativas.

El estudio fija una serie de recomendaciones –que ahora quedan para el gobierno de Enrique Peña Nieto, entre ellas hacer un relanzamiento de la Evaluación Nacional de Logro Académico en los Centros Escolares (Enlace) con un programa claro para su futuro desarrollo; dar un bono relativo para las escuelas rurales que se encuentran en condiciones desfavorables y establecer un concurso de selección para los directores de las escuelas. Y sugirió que si a pesar de los apoyos para subsanar deficiencias, hay educadores que sigan presentando un bajo desempeño, deben ser excluidos del sistema educativo.

La OCDE realizó un análisis de las principales reformas educativas implementadas en el gobierno de Felipe Calderón como los cambios en carrera magisterial, el concurso de plazas, el programa de estímulos, la Reforma Integral de la Educación Básica y el Registro Nacional de Alumnos, Maestros y Escuelas (RNAME).

Así, consideró que el hecho de que 65 por ciento de las vacantes en el ciclo 2008-2009 fueron cubiertas por maestros en servicio, indica que el sistema de formación inicial es ineficiente. Y añadió que lo anterior es más significativo si se toma en cuenta que de más de 5 mil 300 mentores en servicio contratados en ese periodo, 3 mil precedían de universidades, mil 500 de escuelas privadas de formación docente y sólo 800 de normales públicas.

El exceso de oferta de alumnos para ser maestros y que muchos reprueben el concurso nacional de plazas es, según la OCDE, una prueba más de que los requisitos de ingreso a la educación docente son poco exigentes, y demuestra la escasa calidad de la preparación ofrecida por las normales.

Por otro lado, el organismo internacional afirmó que la información del RNAME relacionada con cada docente es obsoleta e inexacta y no se ha hecho un seguimiento, con algún grado de precisión de las trayectorias de cada alumno.

Otros asuntos pendientes señalados por la OCDE son los de incluir incentivos de carácter no monetario a los maestros, como el reconocimiento social, las condiciones laborales, los materiales para escuela y aula, pues de lo contrario se podría comprometer la eficacia de los programas, y falta por especificar cómo se garantizará que las actividades extracurriculares implementadas en la reforma del programa de carrera magisterial sean pertinentes para la esencia pedagógica de la profesión docente.

Con información de La Jornada

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: