#MANIFIESTO DE MEXICANOS DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD EN APOYO A ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Publicado el junio 23, 2012, Bajo Noticias, Autor Nonoy.

Cambridge (Massachusetts), Estados Unidos, 23 de junio de 2012

Somos un grupo de mexicanos y mexicanas del Departamento de Lenguas y LiteraturasRománicas de las Universidad de Harvard, en los Estados Unidos. A pesar de vivir lejosde nuestros seres queridos, seguimos de cerca el desarrollo de la actualidad política ysocial de nuestro país. Somos conscientes de que la tragedia que azota México no se debea ninguna fatalidad. Sus principales causas son políticas. Es por este motivo que nossentimos con la obligación moral de manifestar nuestra posición ante las elecciones del próximo 1 de julio.
Cualquier observador honesto de la realidad mexicana es capaz de identificar rápidamente el principal problema de nuestra nación. México es un país con extremadesigualdad social. Las causas históricas de esta desigualdad son profundas. Algunas de ellas se remontan al pasado colonial. Otras son mucho más recientes. El andamiaje del actual sistema de saqueo neoliberal fue diseñado durante los sexenios de Miguel de laMadrid y Carlos Salinas de Gortari.

Este sistema tenía dos pilares. Por un lado, la privatización de los grandes monopolios, como el de la telefonía y la banca. El despojo sistemático de bienes públicos supuso una gigantesca transferencia de poder económico para beneficio de una reducida minoría de círculos empresariales que orbitaba cerca del poder político. El otro pilar fundamental del programa neoliberal fue el Tratado de LibreComercio con Estados Unidos y Canadá. Aunque su firma fue acompañada de promesas de inminente prosperidad, casi veinte años después podemos comprobar sus efectos devastadores en la calidad de vida de las clases populares de toda Norteamérica, especialmente en México. Como resultado de tres décadas de políticas neoliberales, México es hoy un país con una economía estancada y una desigualdad creciente. La emigración masiva, la pérdida de la soberanía alimentaria y la extensión de la pobreza son los síntomas más visibles del fracaso del proyecto neoliberal en nuestro país.

El pueblo mexicano ha demostrado en repetidas ocasiones su rechazo mayoritario al alarmante crecimiento de la brecha entre ricos y pobres. La larga y fértil historia de luchas sociales en México refleja el compromiso nacional con los principios de igualdad de oportunidades y justicia social. En las últimas décadas, los anhelos igualitarios de la población no se han podido traducir en conquistas legislativas que ayudaran a corregir los altos índices de desigualdad social. La distancia entre gobernados y gobernantes se explica por el carácter profundamente disfuncional de nuestro sistema político. En México, no hay una democracia real. En los últimos años, la sociedad mexicana ha sido capaz de abrir ciertas grietas de participación democrática impensables hace pocas décadas. A pesar de estos avances, el gobierno sigue, lamentablemente, en manos de la minoría oligárquica que se apoderó del país durante los años del Salinato. Es la misma minoría que, para mantener sus privilegios, necesita someter al país a un modelo económico que estrangula el crecimiento y fomenta insostenibles niveles de desigualdad social y explotación medio ambiental. Consciente de la profunda impopularidad de sus objetivos, esta minoría mafiosa no tiene reparos en recurrir a múltiples y siniestros métodos para alejar del gobierno a la mayoría popular, ya sea cometiendo fraude o escamoteando el derecho democrático a la información a través de un enajenante oligopolio televisivo. Es por eso que compartimos las reivindicaciones del movimiento democrático juvenil “Yo Soy 132”, al que damos todo nuestro apoyo.

El miedo a la democracia y la imposición de la corrupción sistemática como forma de gobierno ha tenido efectos demoledores para el bienestar de los mexicanos. El tema de la seguridad es un trágico ejemplo del desprecio a la voluntad popular. Un gobierno democrático se inclinaría a satisfacer las abrumadoras ansias de mayor justicia social, que son la base material de la paz y la tranquilidad ciudadanas. En cambio, en vez de atacar a las raíces profundas de la violencia, el gobierno de Calderón ha preferido embarcarse en una quijotesca cruzada contra el tráfico de drogas. Como consecuencia, el país ha quedado atrapado en la vorágine de una espiral de violencia indescriptible. La llamada “guerra contra el narcotráfico” ha enlutado a decenas de miles de hogares mexicanos y ha hecho del miedo una realidad cotidiana para la inmensa mayoría de la población.

Creemos que ha llegado la hora de contar con un presidente comprometido con los valores de la democracia y la justicia social. Para salir de la actual crisis nacional necesitamos un gobierno que se preocupe del bienestar de todos los mexicanos, no sólo del 1% más rico. Pensamos que el candidato que más se acerca a estos ideales es Andrés Manuel López Obrador. Su trayectoria y su programa lo acreditan como un político democrático y honrado, capaz de poner el país en el rumbo de la paz y el crecimiento sustentable. Dadas nuestras inquietudes como mexicanos en una universidad extranjera, las propuestas de López Obrador en materia de educación y emigración nos interesan deforma especial. En educación, destacamos su compromiso de abrir la universidad a todos los jóvenes que deseen estudiar. También apreciamos su defensa de los derechos de los trabajadores migrantes, especialmente la promoción de una amnistía y legalización para todos los inmigrantes mexicanos en EU. Sin embargo, el principal atractivo de la candidatura que encabeza López Obrador va más allá del acierto y la solidez de sus propuestas programáticas. Lo que realmente lo distingue del resto de candidatos es la promesa de impulsar la participación popular y efectiva de todos aquellos mexicanos que quieran contribuir a la construcción de una auténtica democracia en México.

En definitiva, creemos que la mejor opción para el próximo 1 de julio está clara. Con este escrito colectivo, nos sumamos y nos solidarizamos con las numerosas iniciativas populares de apoyo a Andrés Manuel López Obrador que están surgiendo en todo el país y también en el extranjero.

María Carrillo,Teaching Assistant
Humberto Delgado,Graduate Student
Sergio Delgado, Assistant Professor
Adriana Gutiérrez, Senior Preceptor
Obed Lira, Graduate Student
Luis López, Graduate Student
María Luisa Parra, Senior Preceptor
José Rabasa, Long Term Visiting Professor
Eustolia Uriostegui, Teaching Assistant

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: