Dominio masivo

Publicado el febrero 16, 2012, Bajo Columna de opinión, Nacional, Autor @gabriel_Mzuma.

Carton: Helguera

► Los medios de comunicación masivos han servido para informar de noticias importantes en la vida del mexicano a lo largo de la historia, en un pasado no muy lejano la radio acercaba a las lejanías de este país y así sentir suya la noticia. En épocas más recientes la televisión se había establecido como el medio principal de comunicación masiva siendo el más fácil y aunque no se crea económico que hay.

► En la gran mayoría de los hogares existe por lo menos un aparato televisivo que funge como comunicador y analizador dejando de lado el criterio del telespectador, enajenando de ideas errónea y no por concepto si no por hacerlas ver como una verdad absoluta, sin incitar al análisis y desarrollo de un criterio propio. Donde los contenidos de las grandes cadenas televisoras del país dejan mucho de que hablar, que no se ha ofrecido (o exigido) una televisión de calidad en todos los sentidos.

■ Pero dejando de lado las novelas sexistas y sin sentido, los reality show (que no hacen mas que inventar ídolos carentes de identidad) y los talk show (que son igual de ensayados que cualquier obra de teatro).

Revista Emet / Guillermo Chávez Rivera / 16 febrero 2012 /

● La posición de los grandes emporios televisivos en la política ha ido ganando fuerza desde los 90´s a la actualidad, pues comprendieron el gran impacto que tienen en las masas presentando información, noticias y hasta escándalos cayendo en algunos casos en la ilegalidad. Aunque esto ni siquiera inmute el actuar de este perverso monopolio.

Los programas de corte político que se tienen en este medio de difusión masiva, sin importar si son trasmitidos por televisión abierta o por sistemas de cable, nos presentan analistas políticos que no son más que payasos a modo, que obedeciendo la orden de sus jefes inmediatos de “la mafia televisiva” operan a favor o en contra de ciertos personajes políticos, haciendo entrever sus ridículas y marcadas posturas dejando de lado el carácter critico y objetivo del periodismo.

Hablando del mayor ejemplo que tenemos del caso, tendremos que mencionar al actual pre-candidato de Partido Revolucionario Institucional, el señor Enrique Peña Nieto quien es (o era) el cascaron que tanto añoraba la cadena Televisa para demostrar su poder manipulativo de las masas. Desde el 2009 se inicia una campaña para poner en primer plano la vida y obra de este individuo; ocultando los escándalos, minimizando los errores y haciendo ver que acciones normales para algunos sean consideradas hechos sin precedentes.

Pero de un tiempo para acá se ha venido comentando la idea de que tal vez para Televisa ya no sea la mejor apuesta ir con Peña Nieto, dejando una posibilidad de apoyar a la pre-candidata de la derecha antes que permitir el ingreso de la izquierda en la presidencia de la republica, pues saben bien el costo que esto implicaría para ellos.

No dejemos pues que estos programas sean los amos y señores de la opinión política en México, invitemos a la argumentación y al análisis. No dejemos que de nuevo el voto sea decidido por una campaña televisiva, si no que sea decidido por la conciencia pura de la sociedad mexicana.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: