Se intoxican más de 200 personas en Guerrero por comer tacos “descompuestos” en mitin del PRI

Publicado el febrero 8, 2012, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

► La Secretaría de Salud del estado de Guerrero informó esta noche que al menos 200 personas resultaron intoxicadas por comer tacos de arroz con huevo, en mal estado, en un mitin político en esta ciudad.

► Los afectados son originarios del municipio de Chilapa de Alvarez, donde son atendidos en el hospital regional de la zona, la Secretaría de Salud movilizó Brigadas de Asistencia Médica y Epidemiológica para la atención.

Fuentes extraoficiales, indican que son unas 500 personas, muchas de ellas indígenas, las que resultaron intoxicadas ayer por comer tacos que fueron repartidos al término del registro del alcalde con licencia Sergio Dolores como precandidato priísta a diputado federal en Chilpancingo.

Sin Embargomx/ 08 febrero 2012/

● Los enfermos fueron llevados por sus familiares con vómito, diarrea, dolor de cabeza y algunos de ellos desmayados al Hospital General de Chilapa, que resultó insuficiente para atender a los cientos de intoxicados que llegaban continuamente, por lo que se tuvieron que trasladar a clínicas particulares y más tarde a un albergue que se habilitó de urgencia por el gran número de enfermos.

Ayer al terminar el acto en el PRI estatal en Chilpancingo, las más de dos mil personas que fueron llevadas por funcionarios y trabajadores del ayuntamiento para respaldar a Sergio Dolores, fueron traídas de vuelta a los municipios de la Montaña baja.

De manera preliminar, hasta las 22:00 horas se tenía el registro de más de 200 personas intoxicadas por consumo de alimentos, quienes por referencia de los mismos, se conoció que habían consumido tacos con huevo que les habían obsequiado después de un mitin cuando se dirigían de Chilpancingo a Chilapa.

El subsecretario de Control de Enfermedades, Cornelio Bueno Brito y el director de Epidemiología de la Secretaría de Salud del Estado, Rufino Silva Domínguez, dieron a conocer que la dependencia se coordina con la Cruz Roja Mexicana y la Jurisdicción Sanitaria 03, para atender la contingencia.

Los hospitales de Tixtla, el Raymundo Abarca Alarcón y del Niño y la Madre Guerrerense, de esta capital, fueron dispuestos para cualquier requerimiento de urgencia para dar atención médica por la contingencia en Chilapa.

Hasta las 22:00 horas, 100 personas habían recibido tratamiento médico ambulatorio; 50 se encontraban hospitalizadas; 60 más son atendidas en un auditorio; 10 se encuentran delicadas y se prevé su traslado a hospitales de la capital y 10 más con datos de choque por intoxicación.

LA CRÓNICA DE LOS DIARIOS LOCALES

Alrededor de las tres de la tarde, al llegar al crucero de Tixtla, frente a un internado, personal del diputado local del distrito tercero, Francisco Javier García González, repartió a cada urvan que pasaba un paquete con 15 o 16 tacos de arroz con un huevo hervido y tres tortillas, además de un jugo de naranja. Por la mañana les habían dado tortas de jamón, narra el diario local El Sur de Acapulco.

Luego de recibir la comida, los choferes arrancaban sus unidades, por lo que la gente tuvo que comer sus tacos en el trayecto hacia este y otros municipios.

Después de las seis de la tarde, al hospital llegó el señor Eugenio Vargas, de la comunidad de Ayahualco, con fiebre y vómito, luego de haber comido un taco de arroz con huevo.

Después de las siete de la noche, vecinos de las colonias de esta ciudad, que habían ido al mitin y comido los tacos de huevo, comenzaron a llegar al hospital con los mismos síntomas.

Conforme pasaban los minutos, camionetas de ruta de las comunidades, autos particulares, ambulancias y patrullas llegaban con más personas, sobre todo adultos mayores y menores de edad. Muchos llegaban ayudados por sus familiares, en sillas de ruedas o en brazos desmayados.

Pronto el hospital fue llenado en todos sus pasillos por más de 100 personas, por lo que los intoxicados que llegaban fueron llevados a las clínicas particulares, que pronto dejaron de recibir a más pacientes.

Dentro del hospital, los pacientes estaban canalizados, dormían, les daban medicamentos y muchos niños y bebés vomitaban en bolsas de plástico en el suelo.

En el hospital y afuera, la psicosis invadió a la gente, a los doctores y a la administradora del hospital que pedía ayuda a funcionarios de la Secretaria de Salud del gobierno del estado ante la contingencia y ante la imposibilidad de poder atender a las personas que no dejaban de llegar.

La Secretaría de Salud estatal informó que se hará el rastreo de la comida que ingirieron las personas y la muestra que se enviará al laboratorio para determinar cuál fue la causa de la intoxicación.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: