Faldas – Editorial Jornada de Veracruz

Publicado el febrero 7, 2012, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

Veracruz es el estado con más electores panistas en el país. Es también el primer estado en el que Josefina Vázquez Mota obtuvo abrumadora supremacía sobre sus adversarios. Al margen de este par de datos duros, ayer hubo la ocasión de confirmar la esencia verdadera del panismo actual que revela no ser otra cosa que una organización intermedia con todos los reflejos y modos que hace tiempo se le adjudicaban únicamente al PRI y que hoy vemos son igualmente enraizados en el PAN como en otras organizaciones.

► La preferencia por el acuerdo privado, por la opacidad, la manipulación y los argumentos de autoridad. Nada de ello es compatible con el espíritu democrático pese a que formalmente se dé puntual observancia a los ritos y tramitología democráticas. La postulación de Ernesto Cordero como ungido por el poder ha tenido desde el principio más trazas de cebo distractor que de candidato auténtico con probabilidades competitivas para presentar un juego verosímil en la elección. Se sospechaba que la candidata real de Los Pinos era Vázquez Mota y que Cordero desempeñaría el papel de señuelo. La jornada de elección interna de ayer abunda en la impresión. Curiosamente el precandidato más consistente en cuanto a discurso y propuestas, el acartonado Santiago Creel, obtuvo una proporción tan baja de votos que hubo de dimitir terminada apenas la votación.

Editorial La Jornada Veracruz/ 07 febrero 2012/

● Priístas por imitación, los panistas regalaron al respetable el espectáculo de robo de urnas y hasta irregularidades diversas. A casi 12 años de la alternancia, en el país ha cambiado nada excepto por una presencia clerical que raya en lo invasivo. El panismo adoptó muy pronto las prácticas de acarreo y la compra de votos. Nada hay el sistema que ofrezca alguna posibilidad de mejoría. Para deshacerse de los lastres y rezagos acumulados es necesario escapar de la lógica del PRI y el PAN.

Nadie merece el desahucio por hambre o enfermedad que es a lo que han condenado los gobiernos del PRI y el PAN a millones de mexicanos. Nadie merece tampoco la certidumbre de que su vida vale nada por la parálisis absoluta de un sistema de justicia incapaz de asegurarla a los gobernados.

Ha ganado Josefina Vázquez Mota como realmente era de esperar. Suponen los señores con ello que ganan el adicional de la percepción de independencia y en una mujer y que ello los hace competitivos. Y sí, en realidad es esto último lo que permitirá que el PAN no haga el absoluto ridículo en la elección de julio. La condición de mujer de su candidato.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: