A un mes de su inauguración, la Estela no está al 100%

Publicado el febrero 7, 2012, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

► La fecha para que la Estela de Luz funcione el ciento por ciento aún es incierta. Fue inaugurada con 16 meses de retraso y oficialmente costó más de mil millones de pesos, pero las exposiciones y actividades artísticas que se prometieron para sus inmediaciones deberán esperar al menos cuatro meses más, pues deberán ser equipados los diferentes espacios que, por lo pronto, continuarán cerrados.

► Conaculta no ha recibido las instalaciones de la Estela de Luz; falta equipamiento para realizar actos culturales

Excélsior/ Luis Carlos Sánchez/ 07 febrero 2012/

● Mexico, D.F.- A un mes de que el presidente Felipe Calderón inaugurara el monumento que originalmente festejaría el Bicentenario de la Independencia, en 2010, Roberto Vázquez, secretario Cultural y Artístico del Conaculta (dependencia asignada para operar el espacio), afirmó que la Estela de Luz y sus instalaciones no han sido aún entregadas por la constructora iii Servicios a la dependencia y que una vez que se cumpla este requisito deberá pasar más tiempo para su equipamiento.

“En cuanto Conaculta tenga el espacio, que se prevee se otorgue en los próximos días, después tendrá que equiparse en cuatro meses”, dijo.

En los dos sótanos del área conmemorativa, agregó, “se prevé instalar un cine para noctámbulos, un foro para artes escénicas, un foro para artes electrónicas y un espacio de usos múltiples en donde se lleven a cabo exposiciones y presentaciones de libros”.

Sin especificar el monto y la partida que el Conaculta utilizará para el espacio –aunque Consuelo Sáizar, presidenta de la dependencia, advirtió en días pasados que provendrá de una partida especial que no afectará los recursos asignados a la cultura– Vázquez negó ampliar la información sobre los trabajos que se realizan para hacer funcionar la Estela. “Esa es la información que tenemos”, dijo.

La poca información que caracterizó el proceso de construcción prevalece: ni la Secretaría de Educación Pública (SEP) ni la paraestatal iii Servicios han podido informar cuando será finalmente entregada la obra al Conaculta.

“Pareciera que nosotros nos estamos negando, pero tenemos instrucciones de la oficina del secretario (de Educación Pública); no tenemos área de comunicación social, es a través de ellos. Ellos son los que nos ayudan y en el caso de las entrevistas ellos nos autorizan, el maestro López no está y estará en reuniones fuera todo el día”, dijeron a Excélsior en la oficina de Ignacio López, director de iii Servicios. En tanto, Jaime Alcudia, director de Comunicación Social de la SEP, señaló que corresponde a la empresa proporcionar cualquier información al respecto.

En su última presentación con los medios de comunicación, el 12 de enero pasado, Ignacio López afirmó que la obra sería entregada en marzo. “La Estela está en proceso de entrega ahorita, nosotros tenemos hasta marzo en términos de ley para cualquier adecuación adicional, la entrega física espero que no pase de este mes, que me reciban físicamente la instalación”, afirmó (Excélsior, 13/I/2012).

En el espacio, cuya inauguración costó 3.8 millones de pesos, que pagó el Conaculta, aún se observan trabajadores que afinan detalles de la obra y el personal de vigilancia advierte que en los sótanos que conforman el monumento todavía se labora. “Ahí sólo están los trabajadores”, señalan.

En ningún lugar de la plaza existe referencia alguna sobre lo que representa la obra, ni tampoco de su proyectista, César Pérez Becerril. Ningún elemento que señale que se trata del espacio con el que se pensó conmemorar la gesta independentista.

En la base de la Estela se observa basura que ha sido dejada por los visitantes, uno de los mil 704 paneles de cuarzo es utilizado para dejar los restos de algún alimento y sobre la plaza que desciende al pie del monumento han aparecido marcas de humedad. También, y a pesar de que se aseguró que las instalaciones no estarían expuestas, se observan algunos cables de acero que, atados a la columna de hierro, recorren toda la Estela.

Historia del desencuentro

Martín Gutiérrez Guzmán, quien es coautor, junto con César Pérez Becerril y Raúl Peña Arias, del Monumento Bicentenario Estela de Luz, aseguró que fue apartado del proyecto luego de que José Manuel Villalpando –entonces responsable de las festividades patrias– lo solicitó.

“César (Pérez Becerril), me informó que José Manuel Villalpando le pidió que me hiciera a un lado del equipo. No sé si lo que expresó es cierto o si él quería quedarse con todos los créditos y dinero. Aunque no es un tema de dinero, es mucho más importante”, aseguró para Grupo Imagen Multimedia, en entrevista con Pedro Ferriz de Con.

El arquitecto dijo que su regreso a la Estela de Luz fue en plan de asesor, cuando la Secretaría de Educación Pública, en manos de Alonso Lujambio, se hizo cargo del proyecto.

Tiempo después, Gutiérrez Guzmán invitó a Raúl Peña a unirse nuevamente, pues también había abandonado la construcción del monumento.

“Me parece que (César) se equivocó desde un inicio, me parece que lo debimos haber sacado juntos. Un proyecto como estos genera intereses de muchos tipos, por su parte simbólica. El resultado de la Estela es la consecuencia de la historia de tres despachos. Llevábamos una amistad de 30 años, con César se acabó”, dijo.

Respecto al costo de la obra, aseguró que cada mexicano pago ocho pesos para su construcción; al tiempo que destacó que la obra siempre fue un proyecto caro.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: