“Guerra contra las drogas” se extiende hacia zonas antes seguras, como el #DF” : NYT

Publicado el enero 19, 2012, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

Sinembargomx/ 19 enero 2012/

► La “guerra contra las drogas” que inició con los gobiernos panistas y que se recrudeció en el gobierno de Felipe Calderón, ha llegado a zonas que se creían tranquilas, señala el influyente diario estadunidense The New York Times en un reportaje.

Zonas geográficas que no estaban consideradas como puntos “rojos”, como es el caso del Distrito Federal (que era considerado como un refugio de la violencia que azota en el resto del país) han reportado un repunte en las estadísticas de asesinatos relacionados con el crimen organizado, señala el diario.

▪ “Aunque los expertos han dicho que el tamaño de la Ciudad de México, la complejidad y la fuerza policial, considerada mejor preparada que muchos otros, hacen que sea improbable que caiga en el caos de otros lugares, ha habido indicios alarmantes de que la violencia está invadiendo la capital”, dice el Times.

La guerra de México contra las drogas que ha sido en gran parte definida por la violencia a lo largo de la frontera, se está intensificando en zonas del interior y sur, “una ampliación de la carnicería”, un conflicto que ya ha abrumado a las autoridades y desanimado al pueblo, de acuerdo con los analistas y con los nuevos datos del gobierno.

La semana pasada, dos cuerpos decapitados fueron encontrados en una camioneta ardiendo cerca de la entrada a uno de los centros comerciales más grandes y más caros en la ciudad de México, considerado generalmente como un refugio de las atrocidades espantosas que se han apoderado de otras ciudades a lo largo de la guerra contra las drogas.

Otras dos ciudades consideradas seguras hace tan sólo seis meses -Guadalajara y Veracruz- han experimentado sus propios episodios de brutalidad: 26 cadáveres fueron dejados en el corazón de Guadalajara a finales del año pasado, en vísperas de la Feria Internacional del Libro, la de mayor prestigio, y el mes pasado miembros de la fuerza policial en Veracruz fueron despedidos después de que funcionarios del estado determinaron que eran demasiado corruptos como para patrullar una ciudad en la que 35 cuerpos fueron arrojados en septiembre en una importante avenida, indica Times.

La violencia se extiende, dice el diario neoyorquino, se cree que reflejan en gran medida una guerra por el territorio cada vez mayor entre dos de las mayores organizaciones criminales en el país, que tiene implicaciones en ambos lados de la frontera, poniendo presión sobre los líderes políticos y la ley, que ya están luchando para demostrar que sus estrategias están funcionando.

Funcionarios estadounidenses reconocieron al periódico que el caos es impredecible, pero sostienen que tienen que una forma de ayudar a hacer frente al problema, es que con los 1.6 mil millones dólares de la Iniciativa Mérida -el programa de Washington de lucha contra las drogas- va a intensificar la capacitación y asesoría para la policía mexicana y sus instituciones de justicia.

Las estadísticas del gobierno publicadas la semana pasada mostraron un aumento en los primeros nueve meses del año pasado en las muertes presuntamente relacionadas con las drogas o el crimen organizado en el Estado de México, que rodea la capital y es el estado más poblado de la nación. Los datos del gobierno muestran también que la violencia ha afectado 831 comunidades en todo el país, un aumento del 7 por ciento.

A pesar de las preguntas han surgido sobre la cuentas del gobierno, muchos analistas coinciden en que la violencia es cada vez mayor.

“Ha habido un cambio definitivo de la violencia de la frontera y de nuevo a los estados del interior”, dijo David A. Shirk, director del Instituto Transfronterizo de la Universidad de San Diego, que sigue de cerca el delito de drogas.

En cuanto a la violencia en otras áreas – Acapulco, en el sur, ahora es la segunda ciudad más violenta – que también puede reflejar los contornos cambiantes de la lucha entre las organizaciones criminales.

La guerra contra las drogas, dice Shirk y otros analistas, está cada vez más en una lucha a muerte entre el cártel de Sinaloa, una organización de tráfico de drogas más tradicional, ampliamente considerada como la más poderoso, y Los Zetas, fundada por ex soldados y considerada la más violento.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: