Convierten el MNA y el Castillo de Chapultepec en salones de eventos

Publicado el diciembre 19, 2011, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

Mónica Mateos-Vega/ Periódico La Jornada/ 19 diciembre 2011/.

*Fotografía: Seiscientos comensales se dieron cita el pasado 5 de diciembre bajo la emblemática columna conocida como El Paraguas, cuyos relieves fueron diseñado en los años 60 por los hermanos José y Tomás Chávez Morado. Al frente, el monumental escenario que instaló Televisa para el concierto de Fernando de la Mora. publicada en Internet por la revista electrónica de sociales GLITS.mx.

* Entre 2006 y 2011 se han realizado 268 actos privados en los recintos, patrimonio de la nación

* Legisladores panistas, empresas de cosméticos, refresqueras y bancos, entre otros, han pagado de 5 mil a 17 mil pesos por su uso

* La explanada del juego de pelota en Antropología fue escenario de un acto de fútbol; trabajadores del INAH protestan por la comercialización de espacios

* Festejos de legisladores panistas, reuniones gerenciales de la empresa Coca-Cola y aseguradoras, clausuras de fin de cursos de escuelas privadas, presentaciones de teléfonos celulares y otros productos, conciertos y cenas de gala de farmacéuticas, bufetes de abogados y de servicios financieros, inmobiliarias, bancos, fabricantes de cosméticos, entre otras empresas, son algunos de los 268 actos privados que entre 2006 y 2011 se han llevado a cabo en el Museo Nacional de Antropología (MNA) y el Castillo de Chapultepec.

La comercialización y uso como salones de fiestas y actos empresariales, presuntamente ajenos a fines culturales, que durante el presente sexenio se ha hecho de esos recintos catalogados como patrimonio histórico y cultural de la nación, ha generado los recientes meses protestas de trabajadores e investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

De acuerdo con los especialistas, desde la llegada del Partido Acción Nacional al gobierno federal se ha violado en diversas ocasiones la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas vigente, así como la Ley General de Bienes Nacionales y el acuerdo 04-30-86, en el cual se especifica que los museos y monumentos arqueológicos, dependientes del INAH, no serán utilizados con fines ajenos a su objeto o naturaleza, a menos que se cuente con autorización del secretario de Educación Pública para la realización de actos culturales o cívicos relevantes.

* Fotografía: Alfonso de Maria y Campos, director del INAH; Diana Magaloni, directora del Museo Nacional de Antropología; Consuelo Sáizar, presidenta del CNCA, y Marcos Fastlicht, presidente del patronato del museo, anfitriones de la cena de gala y concierto que se realizó el 5 de diciembre, con un costo de 5 mil pesos el boleto de entrada, para recaudar fondos para el proyecto Mejorando la Experiencia del Visitantes en el Museo. La imagen fue publicada en Internet por la revista electrónica de sociales GLITS.mx

De acuerdo con información proporcionada a La Jornada por el Instituto Federal de Acceso a la Información (Ifai), el 2 de abril de 2008 se llevó a cabo en la explanada de la cafetería, entre las salas Norte y Maya, del Museo Nacional de Antropología, una ceremonia de conmemoración de un grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, en el que participaron 200 personas. El pago que se hizo por la utilización de ese espacio fue de 5 mil 356 pesos.

Entre 2006 y 2011, en el recinto que alberga una de las colecciones arqueológicas y etnográficas más importantes del mundo, se realizaron 144 actos privados, algunos hasta para 600 personas, como el congreso de la Sociedad Iberoamericana de Derecho Médico, organizado por la Academia Mexicana de Resolución Alterna de Conflictos AC, con el aval de la Universidad Anáhuac, quienes desembolsaron 13 mil 390 pesos por el uso durante dos días del auditorio Jaime Torres Bodet.

Ese espacio es el más solicitado para premiaciones de todo tipo, pero también se ha usado para entrega de diplomas a los alumnos de la Escuela Mexicana de Turismo, clausura de fin de cursos del Instituto Inglaterra, el informe anual del rector de la Universidad Insurgentes, así como entrega de reconocimientos académicos de la Universidad de Distrito Federal, del Centro Universitario Grupo Sol, de la Universidad del Valle de México y de la Universidad Europea, campus Iztapalapa.

Las tarifas son diferentes para cada solicitante, no obstante contratar el auditorio para el mismo número de personas. Por ejemplo, mientras al Instituto Inglaterra se le cobraron 5 mil pesos por su ceremonia de clausura, la Universidad Insurgentes debió pagar 7 mil 500 por el informe anual de su rector, ambas ceremonias realizadas en 2006.

En 2008, el Grupo Nacional Provincial organizó en el auditorio Fray Bernardino de Sahagún una sesión de funcionarios y gerentes, a la que asistieron 100 personas, por la que se le cobró 5 mil 356 pesos.

Ese mismo año, mientras para una ceremonia de premiación el Patronato Mujer del Año AC pagó 5 mil 356 pesos a la National Geographic Society le cobraron 18 mil 495 pesos, por el mismo número de personas (300).

La empresa Coca-Cola, uno de los clientes asiduos, realizó en octubre de 2009 un acto de premiación (pagó 8 mil 969 pesos), el 6 de octubre de 2010, también una entrega de premios (se pagó la misma cantidad), y el 26 de agosto su reunión semestral de gerentes (16 mil 270 pesos), todos los actos para 300 personas, en el auditorio Jaime Torres Bodet.

El 9 de noviembre de 2009, a la explanada del juego de pelota del museo acudieron 300 personas para conocer el uniforme oficial de la selección nacional de futbol, acto organizado por la Federación Mexicana de Futbol Asociación AC, previo pago de 5 mil 913 pesos.

En ese espacio ubicado en el jardín externo de la sala Tolteca, (construido en 2005 con el apoyo del patronato del museo), se realizó el 18 de abril de 2010 una sesión del simposio anual del Grupo Virtuoso (la red de proveedores de viajes de lujo más importante a escala mundial), actividad que fue solicitada por el Consejo de Promoción Turística de México, el cual pagó 5 mil 913 pesos por el ingreso de 100 personas.

Uno de los actos más fastuosos que se ha realizado en el Museo Nacional de Antropología ocurrió el pasado 5 de diciembre. Se trató de la primera cena de gala y concierto (así fue anunciado), organizado por el Patronato del Museo Nacional de Antropología, con el fin de recaudar fondos para un proyecto titulado Mejorando la Experiencia de Visitantes en el Museo.

Asistieron 600 personas que tuvieron que pagar 5 mil pesos cada una para acceder a la explanada principal del recinto, conocida como del paraguas, donde se instaló un gran escenario, pantallas e iluminación, acto patrocinado por Televisa (sin cobro alguno), según reseñaron en días posteriores diversas revistas de sociales y espectáculos. De acuerdo con estos datos, el patronato habría recaudado 3 millones de pesos esa noche.

El anfitrión fue Marcos Fastlicht Sackler, presidente del patronato del MNA y suegro de Emilio Azcárraga, presidente de Televisa (quien no acudió a la cena). Además del recital de Fernando de la Mora y la actuación del Ballet Folclórico de Amalia Hernández, los invitados disfrutaron “de la exquisita cena servida por Banquetes Ituarte, que consistió en canutillo de atún fresco y tomate deshidratado, crujiente de betabel, tostada de robalo, taquito de pato, brioche de alcachofas, palmitos con fresa y lajas de parmesano reggiano, y sopa de pescado; de entrada, solomillo prime con papas en jugo de carne y duxelle de hongos con anchoa; de postre sopa negra con perlas de temporada y chocolate blanco, pastel de queso con caramelo y helado de macadamia”.

Por la mañana de ese día, en las afueras del MNA trabajadores e investigadores del INAH protestaron porque, de nueva cuenta, “se presta nuestro Museo Nacional de Antropología a quienes se dicen ser amigos de dicho museo, para una cena-concierto a la que asistirán funcionarios otorgadores de patentes de corso a los mercenarios de la cultura, que lucran con los bienes nacionales.

“El pretexto es ahora una campaña para reunir de 10 a 15 millones de dólares, según se dice, para remodelar sus salas, y con lo cual se pretende ‘reposicionar’ al museo entre uno de los mejores del mundo, cómo si no lo fuera ya.

Lo extraño del caso es que ninguno de los profesores investigadores del INAH conocemos el proyecto que se pretende y, lo peor de todo, es que haya mercaderes que encuentren pretextos para lucrar y tergiversar las leyes, explicaron en un desplegado que apareció en la prensa nacional el 30 de noviembre (mismo que se puede consultar en la página de Internet: investigadoresinah).

Los trabajadores recordaron que las mismas protestas se dieron cuando la señora Marta Sahagún se embolsó ilegal e ilegítimamente 100 millones de pesos, al presentar en una cena de gala en el Castillo de Chapultepec a Elton John, acto que sólo se pudo realizar gracias al abuso del poder de Vicente Fox y del servilismo de los funcionarios en turno de la PGR, SEP e INAH. ¿Ahora será lo mismo, señores Pedro Ramírez Vázquez, David Serur Edid, Manuel Marrón, Marcos Fastilcht, José Carral, Carlos Alazraki? Ustedes no tienen ningún derecho a usar de una manera distinta y para otros fines el Museo Nacional de Antropología.

Añadieron que el recinto fue creado para proteger y divulgar el patrimonio cultural prehispánica principalmente, “pero ahí están las salas sucias, descuidadas, cualquiera puede entrar y pasar un dedo en todo el polvo, por eso nos preguntamos: ¿dónde están los recursos que se generan por los actos privados?

“Nos indigna mucho que los actos se realizan cada vez más allá del lobby, creemos que ya no les gustó el vestíbulo y buscan otros espacios. ¿Quién los organiza?, gente de una elite muy exclusiva. Pasan por las salas cuando deben estar cerradas, y en un acto en el balcón de la sala Mexica cocinaron frente a los murales. Al público en general no le permiten ni tomar una foto con su celular. Quienes acuden a los actos privados se sienten los dueños, no creo que les digan que no pueden hacerlo si asisten a esas fiestas espectaculares. Eso es discriminación.”

De acuerdo con las crónicas de sociales, a la gala del 5 de diciembre asistieron empresarios de alto nivel, como Miguel Alemán, Manuel y Marie-Therese Arango, Marinela Servitje, Lorenzo Lazo y su esposa Edith González, Elías Sacal y Marcela Cuevas, Miguel Alemán Magnani, Jorge Vergara, Olegario Vázquez Raña, Javier Cortina, Daniel Peñaloza, Daniel Goñi, Antonio Chedraoui, entre otros.

La presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Consuelo Sáizar, como representante de las instituciones federales, asistió a la gala, continúan las reseñas, aunque aclaró: no estoy acostumbrada a las cenas.

En seis años el MNA ha obtenido, de acuerdo con información proporcionada por el propio recinto, por conducto del Ifai, por concepto de derechos por el uso de sus espacios para actos privados, un millón 142 mil 974 pesos.

Recorridos guiados, incluidos en el paquete

En el Castillo de Chapultepec, sede del Museo Nacional de Historia (MNH) se han realizado 124 actos privados entre 2006 y 2011, por los que ha obtenido un millón 122 mil 402 pesos. Entre los actos, han tenido lugar entrega de premios, conciertos y cenas de gala para farmacéuticas, laboratorios y empresas, como Hewlett Packard, Sharp Electronics, Banco Santander, Century 21, Roche, Metlife, Procter&Gamble, Fuller y Colgate.

De acuerdo con los datos obtenidos por conducto del Ifai, el 17 de noviembre de 2006 se realizó la presentación de un libro, organizada por la Fundación Centro Cultural del México Contemporáneo, que preside la hija de Elba Esther Gordillo. Acudieron 500 personas, el pago por el uso del espacio fue de 5 mil pesos.

En septiembre de 2010 se realizó un acto de la empresa Mont Blanc, que consistió en un “recorrido guiado y donación de kit conmemorativo bicentenario al Museo Nacional de Historia”. Acudieron 80 personas y la renta fue de 10 mil 437 pesos.

Durante todo 2006 se cobró 5 mil pesos por derechos de uso del Castillo de Chapultepec a 27 particulares, sin importar si el número de asistentes era de 200 o 500 personas. La tarifa se incrementó en años posteriores a 10 mil 712.

En 2011, cada uno de los seis solicitantes (hasta junio) desembolsaron 11 mil 825, entre ellos se encuentra la Fundación Colosio (Puebla), La Familia Charra Contigo, la Asociación Internacional Estudiantil de Ciencias Económicas y Comerciales, Advent Internacional, la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México y Amigos de Bellas Artes.

El pasado 14 de noviembre, durante la entrega de reconocimientos del INAH a investigadores y académicos, el arqueólogo Sergio Gómez reprochó al titular del instituto, Alfonso de Maria y Campos, el desprecio por el trabajo y por la institución.

El investigador añadió que para la mayor parte de sus colegas, la gestión del funcionario ha sido “triste y profundamente hiriente, pues en los hechos el uso de los sitios arqueológicos que se rentan para hacer espectáculos es despreciativo del trabajo que realizamos. Es desprecio a nuestro trabajo ver convertido a Chichen Itzá en escenario, no una sino varias veces. Es hiriente, tan sólo escuchar que Juan Gabriel será el próximo cantante en pisotear un lugar tan importante y que para ello ya están en negociaciones con el INAH, o sea con ustedes, asesorados por el área jurídica, que sigue sin mostrar capacidad para defender la institución y sí los intereses de otros grupos.

Es desprecio a nuestro trabajo que el Museo Nacional de Antropología sirva para que empresas como Coca-Cola, Motorola o la FIFA promuevan sus negocios sin que nadie diga nada o al menos se nos dé una explicación contestando las múltiples cartas, oficios y desplegados que le hemos dirigido, sin tener respuesta.

Al término de este acto, que se realizó en el alcázar del Castillo de Chapultepec, De Maria y Campos se negó a tener un encuentro formal con el investigador para responder las inquietudes expresadas ante todos los galardonados. Pero en corto, el funcionario le dijo al arqueólogo –quien en esa ceremonia recibió una presea por 30 años de trabajo en el INAH– que había echado a perder el acto y que algunas de sus denuncias eran falsas, comentó el especialista.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: