Derechos y disculpas..

Publicado el diciembre 16, 2011, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

Columna en el blog de @iusfilosofo (twitter) / 16 diciembre 2011/.

* En México durante mucho tiempo los gobernantes no tuvieron que preocuparse por el tema de los derechos humanos, ya que por una parte el Estado había creado un discurso que de facto lo asumía como defensor de ellos, y por otra los instrumentos internacionales para su promoción o defensa eran desconocidos por los ciudadanos.

“Señora Valentina Rosendo: a usted, a su hija, les extiendo la más sincera de las disculpas por los hechos ocurridos hace casi una década, en los que resultaron gravemente lesionadas en sus derechos (…) el Estado mexicano no la protegió, y hoy lo reconoce públicamente. Deseamos que este acto simbólico se traduzca en una mínima expresión de justicia”.

(Alejandro Poiré)

Entre el 21 de febrero y el 8 marzo de 1945 se celebró la Conferencia Interamericana sobre los Problemas de la Guerra y la Paz, también conocida como Conferencia de Chapultepec, en la ciudad de México. El propósito fue discutir las propuestas para el orden internacional de posguerra emanadas de la reunión de las grandes potencias vencedoras en Dumbarton Oaks, y generar posiciones comunes por parte de los países del continente.

México apoyó la resolución XL, titulada Protección Internacional de los Derechos Esenciales del Hombre, que fue predecesora de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre. Ahí se proclamó la adhesión de las Repúblicas Americanas a los principios consagrados en el Derecho Internacional para la salvaguardia de los derechos esenciales del hombre, y se favoreció un sistema de protección internacional de los mismos.

El preámbulo señalaba que para que esa protección sea llevada a la práctica se requiere precisar tales derechos —así como los deberes correlativos— en una Declaración adoptada en forma de Convención por los Estados. Por esta vía el gobierno de México aceptaba en principio que los derechos humanos fueran objeto de un instrumento jurídico internacional de carácter vinculante.

No obstante la posición mexicana -inicialmente favorable a la construcción de un régimen internacional de derechos humanos- cambió pronto, como resultado del tenor de las discusiones en San Francisco. Hacia noviembre de 1945 México “volvió a su posición tradicional como acérrimo defensor del dominio reservado del Estado” frente a la acción internacional en asuntos de índole interna y, en particular, a la protección de los derechos fundamentales.

En adelante la política exterior de México se basó en estas premisas intrascendentes, durante este periodo el grado de compromiso de México con el sistema internacional de promoción y protección de los derechos humanos fue débil, y en ningún caso se aceptó delegar competencias contenciosas o de supervisión a instancias internacionales cuando el reconocimiento de tales facultades era optativo. Modelo clásico de un viejo, desgastado y aunque lo negara autoritario modelo hegemónico

En 1969 nuestro país participó en las discusiones de la redacción final de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. El gobierno mexicano en su afán fue restringir las facultades que el anteproyecto original contemplaba para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cabildeó en contra del establecimiento de una Corte Interamericana de Derechos Humanos con competencia jurisdiccional obligatoria. Así en el texto final se disminuyeron las facultades de la Comisión y se estableció que su jurisdicción tendría un carácter optativo. Como un dato curioso, aunque México cabildeo en contra, voto a favor, el motivo era que no quería aparecer al lado de los países con un perfil dictatorial.

El Estado mexicano dejó pasar doce años antes de ratificar la Convención. Fue hasta 1981 que México se puso al corriente con algunos de sus compromisos internacionales; y a mediados de los años ochenta aparecieron los primeros organismos civiles interesados en la promoción de los derechos humanos, entre los que destacan Academia Mexicana de Derechos Humanos, el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro.

Es a partir de las experiencias con estos organismos civiles que México fue puesto en la mira de dos de las principales organizaciones de derechos humanos internacionales: Amnistía Internacional y Human Rights Watch. Ambos organismos emitieron informes sobre la situación de los derechos humanos en México, el gobierno no salía bien parado, y eso metía en problemas a Carlos Salinas de Gortari. De esta forma en junio de 1990 se creó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), inspirada en la figura del defensor del pueblo u ombudsman, organismo que en 1992, la existencia de la CNDH fue elevada a rango constitucional y se mandató la creación de comisiones locales en todos los estados de la República.

A partir de ahí el tema de los derechos humanos en México fue tema de la agenda nacional. A partir de entonces se firmaron acuerdos, convenciones, pactos y se dio reconocimientos a una serie de organismos internacionales en materia.

Gracias al ejercicio que los organismos civiles de los años ochenta impulsaron para llevar el discurso y a la práctica de la cultura por el respeto a los derechos humanos en México, es que se obligó al Estado a tratar en su agenda dicho tema.

Por estas circunstancias ayer, Alejandro Poiré Romero secretario de gobernación encabezó ayer la ceremonia de reconocimiento de culpabilidad del Estado mexicano por el ataque sexual sufrido por la indígena meph’aa Valentina Rosendo Cantú en 2002 a manos de efectivos del Ejército mexicano. En aquel momento las instancias judiciales no cumplieron con su papel protector y defensor de los ciudadanos, Valentina no encontró justicia en su país y tuvo que ir fuera de su patria para encontrar eco de su dolor apoyada por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, fue así que la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló contra el Estado Mexicano y gracias a ello ayer el Estado Mexicano tuvo que reconocer su error. Tarde, tan solo diez años tarde.

Sirva el antecedente para no perder la memoria y sirva también de reconocimiento a los organismos civiles que promueven la defensa de los derechos humanos en México. Sirva también a los mexicanos para luchar por sus derechos y para evitar que las disculpas no sean un a constante de las autoridades por el incumplimiento de sus obligaciones.

Para la desmemoria: no olvidemos que hace un año fue asesinada Marisela Escobedo Ortiz afuera del palacio de gobierno de Chihuahua. ¿Pasaran otros 10 años para reconocer la impunidad y negligencia de las autoridades sobre este tema?

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: