Descubren ofrenda dentro de la Pirámide del Sol

Publicado el diciembre 13, 2011, Bajo Nacional, Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.

El Economista/ 13 diciembre 2011.

* Tras una larga exploración, arqueólogos que participan en el Proyecto “Pirámide del Sol”, del INAH, han descubierto una serie de depósitos en el interior de esta construcción prehispánica, uno de los cuales podría tratarse de la ofrenda colocada en los primeros 50 años de nuestra Era.

México.- Valiéndose de un túnel de 116 metros de longitud que se extiende en el eje este-oeste de la pirámide, el grupo del Proyecto Pirámide del Sol, encabezado por Alejandro Sarabia, excavó un total de 59 pozos estratigráficos y tres túneles cortos, con la intención de llegar en todos los casos, al nivel de la roca madre, a fin de verificar la presencia de entierros.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) también dio a conocer que sobre el proceso de excavación, el arqueólogo Enrique Pérez Cortés explicó que el equipo de trabajo sabía “que si los teotihuacanos hubiesen colocado algo al interior del monumento, muy posiblemente estaría a nivel del tepetate”.

Agregó que “para ello excavamos un pozo de sondeo en la parte final de túnel y un conducto corto para llegar al centro de la pirámide”.

Efectivamente, dijo, fue a lo largo de la exploración que se descubrieron, a diferentes distancias respecto de la entrada del túnel, tres estructuras arquitectónicas que son anteriores a la construcción de la Pirámide del Sol.

Además de siete entierros humanos, algunos de ellos de infantes, que hasta el momento se pueden fechar al periodo previo a la erección del monumento, o bien, al de su edificación; así como dos ofrendas, una de ellas de una riqueza extraordinaria.

Esta última ofrenda fue descubierta en el metro 85 del túnel, al interior del relleno constructivo, “por lo tanto sabemos que fue depositada como parte de una ceremonia de consagración a la construcción de la Pirámide del Sol, probablemente al inicio de su edificación, hace más de 1,900 años“, apuntó Pérez Cortés.

Igualmente, el investigador del Centro INAH-Zacatecas destacó que entre los objetos encontrados destaca una máscara de piedra verde, que podría ser el retrato de un personaje.

El rico depósito descubierto estaba compuesto por varios niveles de objetos, colocados desde el nivel de tepetate, y debido a que el área de los materiales arqueológicos se extendía hacia el sur de los límites del pozo estratigráfico, se decidió hacer una ampliación de la exploración.

Los objetos que componían la población “fueron elaborados en muy diversos materiales y técnicas de elaboración; destaca una cantidad considerable de piezas de obsidiana, como puntas de proyectil, navajillas, bifaciales, así como un excéntrico antropomorfo (artefacto lítico)”.

Además de “tres figuras con representaciones humanas, que fueron ornamentadas con ojos de concha y pirita, y que estaban acompañadas por algunas puntas de proyectil”, explicó Pérez Cortés.

De las tres piezas de piedra verde, destacó el arqueólogo, sobresale una extraordinaria máscara antropomorfa que fue tallada en una sola pieza, cuyos ojos fueron hechos con concha y pirita.

La máscara de serpentina, según análisis del doctor José Luis Ruvalcaba, del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México, es la única careta de piedra descubierta hasta la fecha en el contexto ritual en Teotihuacan.

Con 11 centímetros de altura por 11.5 de ancho, 7.8 centímetros de profundidad y un peso de 1.16 kilos, dicha máscara difiere de las conocidas como “teotihuacanas”, por ser de una dimensión menor y con volumen, por lo que preliminarmente se cree que se trata de un retrato. Asimismo, junto a este objeto se halló un caracol marino.

La ofrenda también estaba integrada por 11 vasijas tipo Tláloc, la mayoría fragmentadas y colocadas al centro del depósito.

Otros objetos depositados fueron tres discos de pirita, uno de ellos, de 45 centímetros de diámetro y puesto sobre una laja de pizarra recubierta con pirita, es el más grande recuperado hasta el momento en Teotihuacan.

En el depósito se halló una importante cantidad de esqueletos de animales; al noreste se recuperó el cráneo de un felino, al suroeste el de un cánido; y al sureste, y cubierto por rocas volcánicas, los restos de un águila que fue alimentada antes de ser sacrificada, pues en su cavidad torácica se hallaron los restos de dos conejos.

Este tipo de restos de fauna coincide con los de las ofrendas descubiertas en el Edificio 4 de la Pirámide de la Luna.

Los investigadores del equipo Pirámide del Sol, de la Zona Arqueológica de Teotihuacan (ZAT), que desde 2008 y hasta este 2011 realizaron diversos estudios en el lugar, han indicado que esta ofrenda siempre estuvo anegada, ya que la humedad que absorbe el edificio se concentra en la base y en el área central del monumento.

En este sentido, el profesor de la Universidad de Aichi (Japón), Saburo Sugiyama, y el director de la ZAT, Alejandro Sarabia, indicaron que durante mucho tiempo y anterior a este descubrimiento, la función de la Pirámide del Sol se había vinculado al inframundo, debido al túnel que hay debajo de ella, y que fue excavado por los propios teotihuacanos.

No obstante, los objetos que encontramos estarían indicando que la Pirámide del Sol, que cubre un área aproximada de 5.6 hectáreas con una altura actual de 65 metros y una base de 225 metros por lado, fue ofrendada hacia los primeros 50 años de nuestra Era, posiblemente a una deidad de la lluvia, una versión muy antigua del dios Tláloc.

Por el momento, señalan los expertos, sólo pueden ofrecer una interpretación general de los hallazgos, pero es evidente que algunas ofrendas tienen un patrón de distribución que se habían observado en algunos de los entierros de la Pirámide de la Luna.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: