De un Hijo de la Prole…Carta a Paulina Peña Petrellini por Héctor Zagal.

Publicado el diciembre 8, 2011, Bajo Nacional, Política, Autor Ocelotl.

Foto Paulina Peña Petrellini en sesión fotográfica de niñas bonitas.

No tengo el gusto de conocerte personalmente. No sé cómo eres, desconozco tus cualidades, tus aficiones, tus intereses. Entiendo tu molestia al escuchar las críticas a tu padre, Enrique Peña Nieto. Son gajes del oficio. Deberás irte acostumbrando a los ataques contra él. En una democracia, la crítica es un ejercicio fundamental. Tu padre es una figura pública y, por ende, sus actos serán juzgados con rigor. “¿Por qué son tan duros con él?”, te preguntarás. Bueno, los funcionarios públicos ganan mucho dinero. Hay miles de personas dispuestas a sufrir críticas y cuestionamientos con tal de figurar en la nómina oficial. El sueldo bien vale esos golpes. ¿No?

Pero no es de tu padre de quien quiero hablar, sino de ti. ¿Te confieso algo? Me aterra que hayas utilizado la expresión “hijos de la prole” como un insulto. Insisto, es disculpable que te enfades por la burla hacia tu padre. No me asustaría que los llamaras “babosos”, “tontos”. Es más, no le preocupa el que nos hayas llamado “pendejos”. En cambio, no se puede excusar tu menosprecio a los hijos de los trabajadores, de los obreros.

¿Oíste del escándalo de las Ladies de Polanco? Descalificaron a un policía llamándolo “asalariado”. Algo similar hiciste tú: descalificas a la mitad del país por su condición social. ¿Qué tiene de malo ser hijo de un obrero? Sabes, yo soy nieto de un minero, un proletario. No me da vergüenza decirlo. ¿Te avergonzarías de tu padre si fuese un vendedor de tamales o un plomero?

Tu padre, que ha leído la Biblia, te puede recordar una frase de Jesús en el Evangelio: “De la abundancia del corazón, hablará la boca”. Sin pretenderlo, con tus palabras has revelado tu clasismo. Desprecias el trabajo manual. Minusvaloras a quienes se mantienen con su esfuerzo. ¡Qué tristeza que así piense la hija de un candidato presidencial!

“Hijos de la prole” son, en efecto, quienes estudiaron en escuelas públicas, quienes utilizan el metro, quienes no comen cortes argentinos y quesos españoles, quienes no utilizan zapatos de miles de pesos, quienes no se atienden en el hospital ABC, quienes no viajan en helicóptero. Los hijos de la prole, por el contrario, deben hacer largas horas de filas en las clínicas del seguro social, deben comer carbohidratos (tortillas), deben estudiar en salones sin computadoras, deben apretujarse en los transportes públicos. Los hijos de la prole, querida Paulina, ganan en un año lo que tu padre gana en una semana.

Cuando leas estas líneas has el siguiente ejercicio. Revisa lo que llevas puesto encima: perfume, cremas, desodorante, ropa, zapatos, celulares, aretes. Suma el total. ¿Sabes que traes encima más de lo que una indígena gana durante un año de trabajo duro?
Paulina, me da terror que pienses así. Tu lapsus reveló tu “realidad”: vives en una burbuja color de rosa. “Hijos de la prole” no es un insulto, sino un título honorable. Este país, que tu padre aspira a gobernar, depende de los obreros, de los campesinos, de los empleados, depende de esas personas a quienes menosprecias.

Ojalá este gravísimo desliz, no sea fruto de la educación que recibiste en casa. Ojalá y sea culpa tuya, fruto de tu arrogancia (tan propia, eso sí, de la clase alta mexicana). ¿Qué será de México si lo llega a gobernar una persona que desprecia al proletariado?

Mira Paulina, me parece que por tu bien, debes inscribirte en una escuela pública, reducir tu escolta al mínimo, tomar el metro en horas pico, y ponerte a trabajar. Por si no lo sabes, muchos de los “hijos de la prole” se pagan sus estudios con su trabajo: los hay campesinos, vendedores, obreros. Algunos trabajan desde niños.

Paulina, haz puesto en riesgo el futuro político de tu padre. Pero lo que es más grave: pones en peligro en riesgo el futuro de México.

Héctor Jesús Zagal Arreguín (6 de junio de 1966), es un filósofo y escritor mexicano especializado en Aristóteles. Ha escrito libros sobre ecología, ética, gastronomía y cultura. Obtuvo su doctorado en la Universidad de Navarra, con una tesis sobre la epagogé en Aristóteles y ha escrito varios artículos y libros sobre Aristóteles. También ha escrito sobre diferentes temas de cultura, política, historia del arte y literatura. Ganó popularidad durante las elecciones generales de México de 2006, cuando escribió dos libros sobre dos candidatos.

Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Ha tenido estancias postdoctorales en la Universidad de Notre Dame y en la Universidad de Navarra, España. Ha sido conferencista invitado de distintas universidades de Europa, Estados Unidos de América y Latinoamérica. Además de su investigación filosófica realiza un continuo trabajo en la difusión de las humanidades y su aplicación a la política, la cultura y la empresa.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

2 Replies to "De un Hijo de la Prole…Carta a Paulina Peña Petrellini por Héctor Zagal."

gravatar

francisco  on diciembre 8, 2011

mas que acertado, si es cierto ella vive en un mundo tan diferente al real, que le podria asegurar que la prole no es un adjetivo de desprecio para ella, es simplemente esos seres raros de los que escucha y algunos que conviven con ella solo para servirle es una realidad para esta persona no los desprecia simplemente sabe que son menos y que vinieron a este mundo para obedecer lo que a los de clase se les ocurra, peroesto como la educacion y el respeto se mama en la casa para bien o para mal.

gravatar

gabriel-a  on diciembre 13, 2011

yo soy PROLE y lo digo con el infinito orgullo que me da el tener un padre minero y una madre ama de casa…. pero sin duda el termino, el contexto y la conotaciòn que le dio la hija del señor peña nieto, guarda en todo sentido un componente de descalificaciòn, desvalorizaciòn a quienes para ella somos “PROLE”. disculpas del padre no reparan el acto, ya que si lo dice es porque en su imaginario social, existimos “los otros”, los “menos”, asi que no señor no acepto sus disculpas….