Así de simple (VI): elecciones en Nicaragua y Guatemala

Publicado el noviembre 8, 2011, Bajo Columna de opinión, Internacional, Autor MonaLisa.


Cortesia de SurySur / Jean Araud /@laradiodelsur

Por la importancia de los comicios Así de simple, programa radial que se transmite por Radio del Sur de Caracas, participó activamente de la información desde Nicaragua. Rosario Salazar entrevisto a dos venezolanos: Amílcar Figueroa, historiador, ex presidente del Parlatino, y Diego Silva, compositor e investigador en el campo de la música. Ambos antiguos guerrilleros. Y Jean Araud comento sobre estas elecciones a lo largo del día electoral.

Vale la pena una visión global para situar estas elecciones en nuestro mundo globalizado e interconectado.

Es significativa la situación geográfica de ambos países en el Continente Americano. Nicaragua y Guatemala son parte de América Central y parte de América Latina ym ´s específicamente de Hispanoamérica —o Indoamérica. Es también importante situar Nicaragua y Guatemala en el contexto geopolítico de una América Latina en plena evolución que redobla pasos para lograr su Independencia definitiva.

Conviene ir por partes y mencionar al menos el contexto en que se realizaron esos procxesos electorales:

El ALBA —la Alianza bolivariana para los pueblos de nuestra América, esuna iniciativa y propuesta de Hugo Chávez, que se opone —al respetar la independencia y soberanía de sus miembros— al ALCA —Área de libre comercio de las Américas, nacida en Miami y con toda evidencia creada a favor de sus miembros gigantes, EEUU y Canadá. Guatemala es país miembro del ALCA; Nicaragua del ALBA.

Mercosur es una entidad supranacional para un Mercado Común del Sur en América del Sur (y, en general, proyectándose a América Latina). Nicaragua participó que quiere integrarse y además ha tratado impulsar negociaciones para un acuerdo entre Mercosur y el SICA, el Sistema de Integración Centroamericana. Guatemala también ha manifestado interés por el Mercosur.

El CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, una alianza muy estratégica para la independencia y soberanía de sus estados miembros, también impulsada por el presidente Chávez ,tendrá su próxima “cumbre” en Venezuela. Es una organización que por primera vez une la totalidad de los países de los Estados del Sur, Centroamérica y México. Es la primera vez en la historia que todas las naciones del Continente América debaten de forma soberana sin la presencia de EEUU y Canadá. Nicaragua y Guatemala forman parte del CELAC.

Pero más allá de estos organismos que corresponden a expertos y a entes oficiales de los diferentes Estados, vive con mucha espontaneidad un concepto de un gran contenido humano, de unión entre los pueblos de América del Sur, América Central y México: es la Patria Grande.

Y la Patria Grande la hacen más los pueblos que sus gobiernos. Con la reelección de Daniel Ortega ya la Patria Grande cuenta con cinco presidentes en ejercicio: Cristina Fernández, Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales y el propio Ortega. Todos ellos han sido reelectos en procesos inobjetables.

Sobre el mundo tras la II Guerra Mundial

En la época de la post II Guerra Mundial, Europa y EEUU contaban con gobernantes con grandes dimensiones humanas e intelectuales para sus pueblos. Muchos fueorn verdaderos estadistas; eran personajes como Churchill en Inglaterra, De Gaulle en Francia y Eisenhower en EEUU.

Estos gobernantes ofrecían a sus pueblos programas —no exentos de la ideología en la se enmarcaban. De Gaulle, por ejemplo, hablaba de una “cierta idea de Francia” y de “la grandeza de Francia”. En todo caso, reconstruyeron los países con visiones a futuro.

En EEUU era la época del sueño americano y pronto comenzaría el sueño de la conquista del espacio.

En la misma época América Latina sufría innumerables presiones de EEUU e injerencia e intervenciones directas para lograr manipular gobernantes —o cuando no se doblegaban a sus intereses simplemente eliminarlos.

También por estos tiempos, en la India había un gigante como Gandhi y en Africa aparecieron otros personajes muy emblemáticos como Nelson Mandela, Gamal Abdel Nasser, Saddam Hussein o Muamar al-Jadafi. Algunos de ellos militares. Hoy, en Venezuela, los sectores opositores se refieren despectivamente al sector militar llegando a utilizar el rango de teniente-coronel del presidente Chávez en forma peyorativa.

Se olvidan estos señores de cómo Europa y EEUU se organizaron para volver a poner en pie sus naciones después de la guerra. Inglaterra con un primer ministro como Churchill que, aunque con una larga trayectoria política, tenía formación de oficial de la Real Armada Británica. En Francia De Gaulle era un General que gano su fama como Coronel de Blindados. En EEUU fue presidente Eisenhower, otro general.

Y en España mandaba Franco, otro general que a pesar de ser cruento dictador transformo una España muy pobre y subdesarrollada en nación moderna gracias entre otras cosas al “boom” turístico los 60. Es Franco —…con todos los defectos que se le pueden atribuir con justas razones— quien, como dictador, coronó un rey en un trono sin reino para abrir la era democrática española.

No se trata aquí de hacer los elogios de un dictador y menos de menospreciar las atrocidades de una guerra civil. Solo se trata de realidades. En Venezuela mandaba también un general, Marcos Pérez Jiménez, otro dictador que también —a pesar de todos los cargos que se le pueden atribuir— fue el impulsor de una Venezuela moderna para su época. Algunos venezolanos tienen una expresión muy significativa cuando comentan que “Los democráticos que luchaban contra la dictadura se fueron al exilio por una carretera vieja y pudieron regresar al país por una autopista moderna”.

Incidentalmente, esos mismos venezolanos aseguran que con unos años de poder más, Pérez Jiménez hubiera logrado erradicar los “ranchos”, es decir los cordones de miseria de Caracas.

Un mundo al revés.

Desaparecidos sus emblemáticos gobernantes que nombramos en Europa y EEUU han sido reemplazados por políticos surgidos de los rangos de partidos políticos. Son personajes como Bush, Obama, Sarkozy, Blair, Cameron, Aznar, Zapatero, etc.

Estos personajes no hablan mucho de ideologías patrióticas, sino que son confrontados a graves problemas internos por sus propios ciudadanos. Sus discursos y sus programas son orientados a cómo enfrentar sus crisis económicas y, en especial, como controlar sus indignados manifestantes.

Algunos para solventar estas situaciones llegan a buscar opciones retrocediendo a épocas de conquistas coloniales y agresiones a otras naciones para adueñarse de sus recursos. Los gobernantes actuales de varias de las grandes potencias de Europa y EEUU parecen solo preocuparse por sus problemas inmediatos y gobernar únicamente para sus tiempos de mandatos.

También parecen muy preocupados por dirigentes emblemáticos que surgen en África y Latinoamérica. De forma descarada hasta se unen para amenazarlos abiertamente y eliminarlos físicamente. En estos tiempos eso parece ser la principales ideología que ofrecen a sus pueblos… Atacar, exterminar, conquistar y ocupar para apoderarse de los recursos de otros pueblos.

En el mismo tiempo en nuestra América asistimos exactamente a lo contrario. Han aparecido gobernantes progresistas que los pueblos eligen y mantienen al frente de sus naciones. Ya son cuatro estos gobernantes reelectos y desde ahora serán cinco con Daniel Ortega los que forman el corazón fuerte de la Patria Grande. Ninguno de ellos habla ni de guerra ni de acción bélica contra nadie. Hablan de unión para defenderse frente a un Imperio abiertamente hostil.

Todos estos gobernantes presentan a sus pueblos nuevas ideologías, no a corto plazo para sus tiempos de mandato, sino que a largo plazo para mejorar sus naciones y unirlas en una Patria Grande. Todos estos gobernantes,además, rescatan la historia de sus pueblos. No hay que olvidar que América Latina emerge de cinco siglos de dominación del Imperio Español seguidos de dos siglos de fuertes influencias de las grandes potencias.

Con todos los defectos y críticas que se puedan hacer a estos gobernantes y sistemas políticos, es más que evidente que los pueblos están mejorando sus condiciones de vida —por lo visto la ciudadanía lo entiend así y por eso los reeligen. Uno tras otro.

Daniel Ortega

El caso de Daniel Ortega es un ejemplo muy notable de esta Patria Grande. Como uno de los líderes del Frente Sandinista de Liberación Nacional contra la dictadura de Somoza apoyado por EEUU, Ortega llego a la presidencia en 1985. Pero la influencia de los mismos EEUU logró apoyar tres veces la derrota de Ortega en las elecciones de 1990, 1996 y 2001.

De paso, cuando Obama critica los más de 40 años al poder de Kadafi, olvida totalmente de mencionar el apoyo de los EEUU a la dinastía Somoza que duro de 1945 a 1979, o sea 45 años. Aunque cuando EEUU se dio cuenta de su fracaso fue Cyrus Vance, el mismo secretario de Estado del gobierno de Jimmy Carter, quien presenta una nota a Anastasio Somoza para que redacte su carta de renuncia formal delante el Congreso Nacional del Pueblo de Nicaragua.

En 2006 el pueblo nicaragüense fuerte de sus experiencias volvió a poner Daniel Ortega como primer mandatario. Así que ahora la Patria Grande amanece con cuatro mandatarios reelectos y un quinto mandatario recién electo por tercera vez. Cada vez más los pueblos de la Patria Grande se expresan de forma clara y alta.

Un poco de matemática elemental para sumar elecciones y reelecciones da la suma de 13 mandatos democráticos entre solo cinco de los presidentes mencionados. Estos presidentes no tienen perfiles muy políticos —en el sentido de politiqueros— sino que tienen envergaduras progresistas y uno entiende porque los políticos de oficio vean con preocupación la “reelección indefinida” que se complacen en presentarla como reelección vitalicia cuando no la presentan como dictadura.

Por supuesto se olvidan de mencionar que todas estas reelecciones pasan por un proceso electoral y que son los pueblos que deciden.

Nada nuevo bajo el sol. Esto les pasó igualito a los políticos de los EEUU que no veían como acceder al poder frente a un presidente Roosevelt que por sus medidas sociales había conquistado el corazón de su pueblo y gobernó por tres mandatos. Es así que los congresistas en Wáshington propusieron en 1947 la enmienda 22 de su Constitución para limitar a dos periodos los mandatos presidenciales, enmienda la votada en 1951.

Por lo visto en la Patria Grande los pueblos no están dispuestos a dejar sus destinos entre las manos de politiqueros de oficio y estos pueblos buscan verdaderos líderes y dikrigentees. Los elijen y los mantienen en el poder. Tal parece el mensaje que nos acabo de dar el pueblo de Nicaragua.

Nota por cortesía

Lamentablemente parece que quien gano las elecciones en Guatemala es la abstención. Por esto y solidaridad con el pueblo guatemalteco nos abstendremos de comentar mucho.

¿Sera que las disculpas oficiales de Wáshington al pueblo de Guatemala por las barbaridades cometidas en probar vacunas sobre sus ciudadanos en los años 40 no convencieron mucho y afectaron el entusiasmo electoral?

Descubrir que cuando en Nüremberg se denunciaban los actos de “pruebas medicas” por parte de los nazis, EEUU realizaban lo mismo sobre presos y enfermos mentales debe ser algo que debe dejar huellas profundas en el sentir y comportamiento de un pueblo.

¿Compensaciones por lo que son actos criminales? ¡Ni la sombra de tal idea!

¿El Presidente electo —general Otto Pérez Molina— pensará en reivindicar la honorabilidad de su pueblo? La pregunta es, quizá mera retórica…

Así de Simple se emite los domingos a las 11 (hora Venezuela) en La Radio del Sur, FM 98.5. Enlace de archivos del programa en www.laradiodelsur.com” (buscador Audios/Programas/Así de Simple).

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: