Comisión de la verdad en Guerrero: compromiso político o con la verdad y la justicia

Publicado el junio 20, 2011, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

En los últimos días, se ha informado a través de los medios de comunicación, acerca de la creación de una Comisión de la Verdad en el Estado de Guerrero que fue un compromiso de campaña del actual gobernador y aunque es aún una idea que algunos empiezan a darle forma desde su perspectiva e intereses, como TADECO no podemos dejar de expresarnos ante la opinión pública, pues como es sabido, nuestro compañero Jorge Gabriel Cerón Silva se encuentra desaparecido desde hace 4 años y como él, hay por lo menos 300 detenidos desaparecidos más y casi 3 mil asesinados extrajudicialmente en la entidad, en el lapso de los últimos seis años.

A través del Comité de Familiares y Amigos de Secuestrados, desaparecidos y asesinados en Guerrero, mediante el cual reclamamos la presentación con vida de 23 detenidos desaparecidos y el castigo a los culpables de 8 ciudadanos asesinados extrajudicialmente desde hace 4 años y antes de las movilizaciones convocadas por Javier Sicila, hemos exigido justicia, presentación de nuestros desaparecidos, esclarecimiento y castigo a los culpables de estos delitos y de los asesinatos y ante la indolencia de las autoridades, hemos planteado la urgencia de que se instrumenten mecanismos ágiles y efectivos de búsqueda con la coadyuvancia de los familiares y de nuestro comité, pues nuestros desaparecidos en particular, pueden estar vivos y no descartamos la posibilidad de que se reintegren a sus familias. Sin embargo, la indiferencia, el silencio y la inmovilidad siguen haciendo cómplices a las autoridades y abonando a la impunidad.

El nuevo gobierno perredista, como el anterior, sigue sin hacer nada por atender nuestro reclamo de justicia y también lo ignora.

Por ello nos preocupa la ambigüedad con que se plantea la comisión de la verdad, ya que en algunas notas periodísticas se habla solo de las víctimas del pasado, de la llamada guerra sucia y en otras se incluyen los casos recientes, pero con énfasis en los de carácter político, dejando de lado los casos de desapariciones forzadas y asesinatos extrajudiciales de carácter social, como ahora les llama la ONU, que son los casos que nosotros reclamamos, los casos de los ciudadanos comunes pues.

Nos preocupa también la manera en que se plantean los objetivos para la presunta Comisión de la Verdad, porque una comisión de este tipo no persigue, no sanciona solo busca la verdad, una verdad que serviría sobre todo para dar con el paradero de nuestros seres queridos detenidos desaparecidos y para que la instancia que le corresponde pueda utilizar esa información con ese fin, además de castigar a los culpables. Aquí el otro problema es ese: ¿Existen las instancias y el marco jurídico apropiados para ello, es decir para castigar a los verdaderos culpables, aún así sean agentes estatales? ¿Están la Procuraduría y el Tribunal Superior de Justicia del Estado en condiciones de asumir ésta tarea? ¿La Constitución del Estado, El Código Penal y la Ley para Prevenir y Sancionar la Desaparición Forzada de Personas en el Estado de Guerrero, constituyen el marco jurídico apropiado?

Nos preocupa también la premura con la que se pretende crear este organismo, que nos da idea más de la necesidad oficial por cumplir un compromiso político formal que buscar la verdad para que se haga justicia. Vemos que se avecina la integración de otro aparato del Estado más, que mediatizará la lucha por la verdad y la justicia, que no agregará información verdadera sobre delitos cometidos por agentes estatales, ni conseguirá enjuiciar, ni sancionar a alguno y no nos extrañaría que terminara siendo solo una fuente de empleo para algunos luchadores sociales y políticos que podrán utilizarla para sus fines particulares. Ya se sabe que el protagonismo y el chambismo enferman a muchos activistas cuando se transforman en funcionarios públicos.

Son muchas las comisiones que han existido en diversas partes del mundo y cada una tuvo diferentes objetivos y por lo tanto diferentes características; durante conflictos armados o al final de ellos; pero vemos que la mayoría de ellas solo han servido para plantear leyes de punto final, reconciliación, auto amnistía y otras figuras que perpetúan la impunidad y que dañan profundamente a quienes esperan cada día por la verdad y por la justicia.

Por ello es necesario ubicar desde el contexto estatal cuales son las características que se necesitan para que una Comisión de éste tipo cumpla sus objetivos. Son muchos los temas a analizar y muchas las aristas a tocar. La Comisión de la Verdad, no es cosa fácil, es una empresa compleja y difícil que requiere la participación de toda la sociedad, principalmente de los familiares de las víctimas, para hacer acuerdos, buscar consensos para la mayor credibilidad y menor descalificación, pero principalmente para la mayor eficiencia y eficacia, pues los detenidos desaparecidos del pasado, al igual que los asesinados siguen esperando justicia y los detenidos desaparecidos de ahora, insistimos, pueden incluso estar vivos.

No somos escépticos a ultranza, solo que no vemos la voluntad política real del estado para que se puedan realizar todas las acciones necesarias para que la verdad pueda ser conocida, además de que como se sabe, en el aparato del Estado se encuentran todavía muchos de los presuntos responsables de crímenes de lesa humanidad, lo que de inicio es un gran obstáculo para el esclarecimiento, castigo y localización de las víctimas.

Para nosotros ahora lo prioritario es que se reabran los expedientes de los casos que reclamamos y de todos aquellos que están archivados desde los años 60’s, como el de Epifanio Avilés Lino, que se investigue realmente incluso con la coadyuvancia de los familiares en los casos que sea posible y necesario y que se conozca la verdad, considerando que nuestros desaparecidos pueden estar aun vivos y pueden ser rescatados y reintegrados a sus espacios y familias o en su caso, hacer valer el derecho a la verdad para que los familiares de las víctimas de la desaparición forzada y la sociedad en su conjunto, conozcan de los hechos, el destino de las víctimas y en su caso donde se encuentran sus restos, contemplando también el derecho de los familiares a enterrarlos y cerrar esta etapa de sus vidas, así como a reclamar el castigo a los culpables.

Ya veremos si la presunta comisión de la verdad pudiera ser para ello un adecuado instrumento. Como sea, nosotros seguiremos luchando por la presentación de todos los desaparecidos y por los casos que reclamamos en nuestro Comité, que se esclarezcan éstos hechos y los asesinatos extrajudiciales y principalmente por la verdad y por que se haga justicia.

Chilpancingo, Gro. a 19 de junio del 2011

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: